Practicar Yoga

Practicar Yoga, claro que sí

Practicar Yoga es algo que puede hacer cualquier persona, claro que sí, pero siempre desde la autoaceptación y la autoconciencia.

Si vas a empezar a practicarlo debes saber primero de qué va esto del Yoga, así que vamos a aclarar algunos aspectos.

Este articulo te mostrará algunos conceptos básicos sobre lo que es y lo que no es el Yoga.

Frases que solemos oír sobre eso de practicar Yoga

Cuando hablamos con personas que desconocen el Yoga nos encontramos con definiciones y creencias de lo más curiosas. Seguro que alguna de éstas te suena.

  • Es sentarse en el suelo juntando los dedos pulgar e índice y repetir Oooooommmmmmm.
  • Para eso hay que ser muy flexible.
  • Hacen posturas muy raras. Un día de estos se van a romper.
  • Eso es sólo para jóvenes, yo soy de otra generación.
  • Eso es para gente mayor, a mí lo que me gusta es jugar al…
  • El Yoga es cosa de frikis y raritos.
  • Me ha dicho el médico que haga Yoga, que va muy bien para todo.
  • Soy muy nerviosa y eso de estar parada tanto rato no es para mí.

¿Qué es el Yoga?

La palabra Yoga viene del sánscrito y básicamente significa unión.

¿A qué se refiere eso de unión?

Puede ser la unión del cuerpo con la mente y con el alma o espíritu, de forma que dejes de vivir en una constante pelea interna en la que tu mente suele llevar las riendas.

Tambien puede definirse como ese estado en el que te sientes unido con todo lo que te rodea, lo que te gusta y lo que no, y te sientes parte de ese todo, en completa armonía.

Otra definición es la unión del Yo individual con el Yo universal (llámalo como quieras, Energía Universal, Conciencia Cósmica, Alma Universal, Dios…).

O quizás podríamos definirlo como un estado de consciencia plena.

O todo junto, ¿cierto?

En cualquier caso, el Yoga es un proceso y cada persona lo vive y lo experimenta de una manera distinta.

Definiciones clásicas sobre el Yoga

Esto es lo que dicen algunos textos antiguos sobre el Yoga. Son sólo frases sueltas pero te darán un idea sobre lo erróneas que son esas creencias a las que hacíamos referencia al inicio.

  • “Esto, el sujetar firmemente los sentidos y la mente, es lo que se llama Yoga”. Upanishads.
  • “La unidad del aliento, de la mente y de los sentidos y el abandono de todas las condiciones de la existencia es llamado Yoga”. Upanishads.
  • “Así pues, escucha la sabiduría del Yoga: camino de la libertad de ataduras y de lo eterno. Ésta es la sabiduría Sankhya: la visión de lo eterno”. Bhagavad Gita.
  • “La sabiduría lleva al hombre más allá de lo bueno y lo malo. Encuentra pues la sabiduría: el Yoga es la sabiduría en acción”. Bhagavad Gita.
  • “El Yoga consiste en impedir que el contenido mental adquiera diversas formas”. Yoga Sutras de Patanjali.
  • “Al destruir la impureza por la práctica sostenida de las diferentes partes de la Yoga, la luz de la sabiduría crece hasta el verdadero conocimiento discernidor”. Yoga Sutras de Patanjali.

Las posturas (ásanas) son una parte importante del Yoga, pero son sólo una de las 8 partes (indivisibles) de las que consta, tal como nos enseña Patanjali en sus Yoga Sutras o aforismos del Yoga.

Si quieres saber más sobre esas ocho partes del Yoga, lee este otro artículo.

Aunque las posturas sean sólo una parte de la práctica de Yoga, es la parte que más nos suele preocupar, así que vamos a dedicarles el siguiente apartado.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de practicar Yoga?

Lo más importante a la hora de practicar Yoga en su parte física no es precisamente la propia condición física. Más bien son otros dos conceptos distintos: la autoaceptación y la autoconciencia.

Que no tengas suficiente flexibilidad o fuerza para realizar una postura o para mantenerla en el tiempo no tiene por qué suponer una limitación a la hora de practicarlo. Cada persona debe adaptar la práctica física del Yoga a su condición física.

También puede ser que tengas alguna enfermedad, lesión o problema físico. En ese caso debes consultar siempre al personal médico que te esté tratando antes de empezar a practicar Yoga y hacérselo saber también a tu profesora o profesor de Yoga.

Hay numerosas posturas totalmente accesibles y numerosas variantes que sirven como alternativa a las posturas más complicadas, con efectos similares. Tu profesora o profesor siempre te mostrará esas variantes de forma que puedas experimentar sus efectos de una manera más cómoda.

Por eso es importante la autoaceptación. Al aceptarnos tal como somos, con nuestras capacidades y nuestras limitaciones, olvidaremos esa competitividad a la que nos han acostumbrado y que sólo nos puede perjudicar en nuestra práctica.

Al practicar Yoga con total autoaceptación nuestro progreso en la práctica será mucho más efectivo que si estamos siempre luchando, intentando “ganar” a no se sabe bien quién. En Yoga, la lucha, tanto interior como exterior, no tiene demasiado sentido.

Y por eso es importante también la autoconciencia. Practicar Yoga no tiene que ver con lo que tu cuerpo puede o no puede hacer. Tiene que ver con estar presente, con sentir tu cuerpo, tu respiración, tus sensaciones.

Tiene que ver con tomar conciencia de tu ser, con sentirlo, aceptarlo y quererlo. Es aprender a asociarte con tu cuerpo en lugar de pelearte con él. Es escucharte y dejar que todo fluya con suavidad dentro del esfuerzo.

En conclusión

Autoaceptación y autoconciencia es lo único que necesitas para practicar Yoga. Bueno, quizás necesites algo más, como por ejemplo una buena esterilla para tu práctica, una mantita y una botella de agua.

Haz tu práctica desde tu corazón, desde el amor y la compasión, dejando a un lado tu mente. No te preocupes si ésta no te deja en paz al principio, ya se irá calmando con el tiempo.

Y recuerda siempre lo que NO es el Yoga:

  • No es una competición. Más bien es una mirada hacia el interior.
  • Tampoco es una medicina que todo lo cura. No existen las píldoras mágicas, aunque ayuda a no tomarlas.
  • Está lejos de ser algo instantáneo. Es un lento proceso de autoconocimiento que merece la pena seguir.
  • No es un método filosófico. Se basa en la experiencia a través de la práctica personal constante.
  • Aunque algunas cosas nos puedan llamar la atención, tampoco es una religión. Es anterior a las religiones actuales y para practicarlo dan igual tu religión o tu ateísmo, tus creencias o tus no creencias.

¿Qué? ¿Te animas a practicar Yoga?

Autor del artículo: Antonio Ramón Rey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *